TELEVISION ONLINE 24HORAS DESDE JAPON

TELEVISION ONLINE 24HORAS DESDE JAPON

COBERTURA EN VIVO DEL TERREMOTO DE JAPÓN DE 9.0

ESPECIAL JAPON 24 HORAS

Nuevo incendio en el reactor 4 de la central de Fukushima

[foto de la noticia]
  • La combustión de hidrógeno parece haber causado el fuego a las 05.45 hora local
  • Las llamas afectan a la barrera exterior de la estructura que protege al reactor
  • La operadora Tepco planteó enfriar el reactor arrojando agua desde helicópteros
anapixel
Un nuevo incendio se ha desatado esta noche en el reactor número 4 de la central nuclear de Fukushima, que se ha visto gravemente afectada por el terremoto y posterior tsunami que sacudió Japón el pasado viernes.
El fuego, al parecer causado por la combustión de hidrógeno, fue descubierto por uno de los trabajadores a las 5.45 hora local (las 21:45 en la península), aunque hacia las 8.15 horas ha sido controlado, según ha informado la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa..
Hajimi Motujuku, portavoz de Tepco, la empresa eléctrica operadora de la central, ha explicado que las llamas afectan a la barrera exterior de la estructura que protege al reactor y ha asegurado que han “avisado inmediatamente a las autoridades y a los bomberos” de lo sucedido.
A los técnicos de la eléctrica les preocupa el aumento de la temperatura cerca del núcleo, y se plantean arrojar desde helicópteros agua salada para refrigerarlo si el incendio destruye las instalaciones, y evitar así el temido proceso de fusión por sobrecalentamiento.
Se trata del segundo incendio que afecta a este reactor, después del que se registrara el lunes por la noche. Aunque en la primera ocasión las llamas fueron controladas rápidamente, la detonación provocó dos orificios de ocho metros cuadrados en el muro del edificio exterior del reactor, dejando en contacto con el aire la piscina de combustible.
Tras este accidente, Tepco anunció en rueda de prensa que intentarían enfriar este reactor arrojando agua desde helicópteros que trasvasarán el líquido a través de los dos boquetes del edificio. Con ello esperaban enfriar las barras de combustible en el interior.
El reactor 4 estaba parado cuando se produjo el terremoto del viernes, por lo que el combustible del núcleo se había trasladado a la piscina de desechos nucleares. Desde entonces preocupa el calentamiento de estas barras de combustible gastadas.
Al igual que es necesario enfriar el combustible del núcleo en los reactores que sufrieron una súbita parada con el seísmo (lo que ahora intentan los técnicos en los reactores 1, 2 y 3), las barras de combustible gastado necesitan estar cubiertas de agua para enfriarlas. Si no se baja la temperatura de estas varillas, podrían dañarse y emitir sustancias radiactivas.
El 4 es el único de los reactores actualmente con problemas que no puede ser refrigerado con agua de mar desde cerca por motivos técnicos. En medios japoneses se especula con que la excesiva radioactividad en la planta impide que personas trabajen en el lugar, y de ahí la operación desde el aire.
De hecho, sólo continúan en la planta 50 de las más de 800 personas que trabajaban esta mañana, debido a los elevados niveles de radiación. Los 50 expertos siguen intentando bombear agua de mar en los sobrecalentados reactores para refrigerar las barras de combustible y evitar así una posible fusión del núcleo.
Otra alternativa, según las informaciones, sería llevar camiones de bomberos lo más cerca posible a la instalación para inyectar agua a través de los agujeros en las paredes.

Alerta nuclear en todo el país

Tras el devastador seísmo que sacudió Japón el pasado viernes, los problemas de central de Fukushima Daiichi han hecho revivir en el país la pesadilla nuclear. Al día siguiente del seísmo, se produjo la primera explosión en Fukushima Daiichi, en su reactor número 1(el primero que mostró problemas de calentamiento y elevada presión), que aparentemente sólo produjo daños en el edificio.
La madrugada del domingo al lunes, fue el reactor número 3 el que registró una explosión. Anoche, el reactor número 2 sufrió unanueva explosión (a las 6:10 del martes en Japón, 22:10 horas del lunes en la Península). Unos minutos después, registraba una explosión en el número 4, el único de los afectados que se encontraba parado en el momento del seísmo. Tres horas más tarde, se declaraba el primer incendio en este edificio.
La alerta nuclear que se ha desatado a raíz de estos accidentes ha llevado al comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, a describir la situación que se vive en el país de “apocalipsis” y ha afirmado que las autoridades locales prácticamente han perdido control de la situación en la central de Fukushima.
“Estamos hablando de Apocalipsis, y creo que la palabra está bien elegida“, dijo el comisario ante una comisión del Parlamento Europeo en Bruselas. “Casi todo está fuera de control”, aseguró.



Siguen desaparecidos unos 50 peruanos tras terremoto de Japón

La embajada y las redes sociales formadas por la misma colonia están muy activas en la búsqueda de sus compatriotas
  EL UNIVERSAL
martes 15 de marzo de 2011  10:11 AM

Lima.- El paradero de unos 50 peruanos que vivían en la zona más afectada por el terremoto de Japón sigue sin aclararse, informó el embajador en Tokio, Juan Carlos Capuñay, citado hoy por el diario limeño Correo

Capuñay dijo que otros 20 peruanos que habitaban la zona sí aparecieron e incluso algunos de ellos están ya en Tokio, señaló DPA. 

La embajada y redes sociales formadas por la misma colonia están muy activas en la búsqueda de sus compatriotas, de los que unos 28 vivían en la ciudad de Sendai. Ninguno de éstos últimos ha sido contactado. 

En Japón viven más de 60.000 peruanos, pero la inmensa mayoría habita prefecturas lejanas a aquellas en que se concentró la tragedia.



Terremoto en Japón: fuga radiactiva tras la tercera explosión


Los niveles de radiación están aumentando - BehBeh

Los niveles de radiación están aumentando – BehBeh
La tercera explosión en la central nuclear de Fukushima ha provocado fugas radiactivas descontroladas aumentando el temor entre la población.
Autoridades niponas han confirmado tras la tercera explosión que los niveles de radiactividad emitidos “podrían tener impacto en la salud humana”, aseguró el primer ministro Yukio Edan. Paralelamente, se ha producido un incendio en el reactor 4, que “aumenta sustancialmente” el riesgo de fuga radiactiva masiva.

Niveles altos de radiactividad en Tokio. Evacuación de la población

El primer ministro también dijo que las personas que todavía estén dentro de un radio de 20 Kilómetros alrededor de la planta deben abandonar sus hogares y los que viven en un radio entre 20 y 30 kilómetros de distancia deben quedarse en casa evitando cualquier contacto, en manera de lo posible, con el exterior. Los niveles de radiación alrededor de Fukushima después de una hora de exposición es hasta ocho veces mayor que el límite legal en un año, dijo el representante de Tokyo Electric Power (TEPCO), responsable de la planta.
En Tokio, se han detectado niveles radiactivos más altos de lo normal, aunque las autoridades han asegurado que, de momento, no hay peligro inminente para la salud.

El terremoto y el tsunami dificultan la evacuación

Varias provincias vecinas de Fukushima han comenzado a prepararse para la llegada de los habitantes que están siendo evacuados de las zonas próximas a la central según informa la agencia de noticias Kyodo. La prefectura de Yamagata está elaborando una lista de los edificios susceptibles de ser utilizados como refugios.

El Gobierno cierra el espacio aéreo alrededor de la central de Fukushima

Por otro lado, el Ministerio japonés de Transporte ha ordenado el cierre del espacio aéreo en un radio de 30 kilómetros alrededor de la central nuclear de Fukushima, según informa la agencia de noticias Kyodo. Esta medida excluye a los aviones dedicados a operaciones de rescate y distribución de ayuda en las zonas afectadas por el terremoto y el posterior tsunami.
Tokio en alerta nuclear ante posible niveles altos de radiactividad
Según informa Reuters, muchos productos de primera necesidad y supervivencia se han agotado en la capital de Japón, Tokio. Algunos supermercados carecen incluso de agua embotellada y arroz. Decenas de periodistas que estaban cubriendo la catástrofe han regresado a sus casas, mientras que la población residente decide abandonar la ciudad para evitar posibles riesgos con destino a Osaka, Nagoya y otras localidades situadas al sur del archipiélago. La estación de Shinagawa y el aeropuerto de Narita están abarrotados de personas que intentan salir de Tokio.
Los niveles de radiación en Tokio son más altos de lo normal pero las autoridades de momento aseguran que existe sólo un “riesgo moderado”. La población, sin embargo continua haciendo acopio de provisiones y huyendo de la ciudad.


RECOMENDAMOS   Eclipse parcial de sol: viernes julio 1 de 2011



La tercera explosión en Fukushima en cinco días dispara las alarmas


 





Redacción internacional, 15 mar (EFE).- La explosión registrada hoy en el reactor dos de la central nuclear japonesa de Fukushima 1 y el incendio en su reactor 4 han disparado las alarmas, tras liberarse a la atmósfera dosis de radiación superiores a las admitidas.
La explosión en el reactor dos puede haber afectado a su sistema de contención primaria, mientras que el incendio en la piscina de combustible del reactor 4, posiblemente causado por una explosión de hidrógeno, ha liberado a la atmósfera niveles de radiación de hasta 400 millisievert por hora.
DAÑOS PARA LA SALUD – Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), dosis por encima de 1.000 millisievert al año pueden producir un síndrome agudo de radiación que está relacionado con daños en la médula, mientras que por encima de 10.000 millisievert otros órganos como el corazón y el sistema digestivo pueden verse afectados.
El primer ministro japonés, Naoto Kan, ha pedido a la población que reside a entre 20 y 30 kilómetros de la central que no salgan de casa y cierren las ventanas.
TERCERA EXPLOSIÓN EN CINCO DÍAS La explosión de hoy en el reactor dos ha sido la tercera en la central de Fukushima desde que Japón sufrió el peor terremoto de su historia, de 9 grados en la escala de Richter, el pasado 11 de marzo.
Estos sucesos han llevado a los países asiáticos y a la Unión Europea a replantearse sus planes de potenciar la energía nuclear.
Los fallos en los sistemas de refrigeración que sufren los reactores de las plantas nucleares japonesas han desatado la alarma ante una posible catástrofe atómica.
Desde que se registraron estos fallos debido al corte de energía eléctrica a raíz del potente seísmo, los expertos han intentado por todos los medios bajar la temperatura de los reactores.
RIESGOS EN UNA CENTRAL NUCLEAR La fusión del núcleo constituye uno de los accidentes más graves que puede producirse en un reactor de una planta atómica, como consecuencia de sobrecalentamiento del combustible nuclear, lo que puede desencadenar la liberación de material radiactivo a la atmósfera.
Las altas temperaturas que alcanzada el combustible nuclear por falta de refrigeración pueden derretir el núcleo (que pasa de estado sólido a líquido) y destruir la estructura de la vasija del reactor.
En este proceso, que puede ser total o parcial, se liberan los isótopos radiactivos que hay en el combustible, y se puede producir una explosión que provoque una fuga radiactiva.
La liberación de grandes cantidades de material radiactivo tiene graves efectos sobre la salud pública y el medio ambiente.
En el núcleo de un reactor nuclear existen más de 60 contaminantes radiactivos a partir de la fisión del uranio con capacidad de acumulación en el organismo humano.
El yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137) son algunos de los contaminantes más perjudiciales para la salud.
Por otra parte, la contaminación nuclear se deposita en el suelo y en el mar y se incorpora a la cadena alimentaria de los seres vivos mediante un proceso de bioacumulación.
Los accidentes provocados por daños en el núcleo se pueden mitigar mediante la recuperación de un enfriamiento suficiente del combustible nuclear a través de los sistemas de inyección de agua en el núcleo.
También se pueden prevenir mediante el diseño de un sistema de contención adecuado para retener el combustible sobrecalentado y evitar las fugas de material radiactivo.
La amenaza actual de una catástrofe nuclear en la central de Fukushima I es un claro ejemplo de los riesgos de una fusión por núcleo.
La central japonesa ha sufrido ya la fusión parcial de dos de sus reactores por la falta de refrigeración a raíz del terremoto y el maremoto registrados en el país asiático.
ANTECEDENTES Los accidentes más significativos sucedidos por fusión del núcleo son los de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y Three Mile Island (Estados Unidos) en 1979.
La catástrofe de Chernóbil, la más grave de la historia de la energía nuclear, fue debido a la ausencia de un adecuado sistema de contención para mitigar la explosión del núcleo del reactor por fusión completa.
El siniestro causó miles de muertos y consecuencias incuantificables para la salud de las personas debido a la contaminación producida por la nube radiactiva. EFE




Las imágenes de ciudades arrasadas tras el terremoto y el tsunami que ha destrozado el este japonés han caído como un dardo envenenado en Hiroshima, reavivando el recuerdo de la peor tragedia del país, hace ahora 65 años, cuando entró en la historia como la primera ciudad destrozada por una bomba atómica, lanzada por EE.UU. a las 8.15 am del 6 de agosto de 1945.Pero es el aspecto menos visual del desastre lo que más preocupa a los activistas de Hiroshima, que piden un cambio en el suministro de electricidad del país.
“Esto es como la tercera bomba atómica sobre Japón”, afirma Keijiro Matsushima, recordando el desastre de Hiroshima y Nagasaki.Este superviviente de 82 años apunta en la CNN: “La diferencia es que esta vez lo hemos hecho nosotros mismos”.
Japón tiene 54 plantas nucleares y un tercio de su electricidad está generada por energía nuclear. Cuando muchas de estas centrales se construyeron, fueron diseñadas para operar durante 30 años, pero como las compañías han encontrado una fuerte resistencia de la opinión pública a la construcción de nuevas plantas, las existentes funcionarán durante 40 o 50 años, señala Akira Tashiro, periodista especializado en los efectos de la radiación.
“Este podría ser un buen punto de inflexión”, dice Tashiro, que pide al Gobierno que aumente su inversión en energías renovables.
Matsushima está preocupado por la radiación a la que están expuestos los habitantes, pero no ve demasiadas alternativas. “Desgraciadamente este es un país pequeño y con poca energía. Me temo que es un daño necesario”.
Shoji Kihara, del Centro Ciudadano de Información Nuclear, cree que el gobierno japonés no está dando toda la información que debiera sobre cómo pueden afectar las centrales a la salud.
“Los supervivientes de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki llevan toda su vida preocupándose por su salid, y esta gente tendrá que hacer lo mismo”, comenta Kihara, cuyos padres son supervivientes de la bomba atómica. “Quizá Japón no pueda vivir sin centrales en el futuro, pero las compañías lo tendrán más difícil para levantar nuevas plantas”, concluye.

Al menos 1.700 muertos y más de 300.000 evacuados

Unas 9.500 personas están desaparecidas en un pueblo de la provincia de Miyagi, la más afectada por el tsunami

EFE / TOKIO Las dimensiones de la destrucción causada por el seísmo de 8,8 grados en Japón comienzan a conocerse con el paso de las horas y son al menos 1.700 los muertos o desaparecidos y más de 300.000 los japoneses que han sido evacuados.

El Gobierno nipón decidió hoy desplegar a 50.000 militares para atender las tareas de rescate en una amplia franja de su costa oriental, golpeada por el fuerte terremoto y el también devastador tsunami del viernes, que arrastró todo a su paso.


El primer ministro, Naoto Kan, calificó lo ocurrido como un desastre “sin precedentes” para su país y reconoció que el tsunami posterior fue mucho mayor de lo esperado, con olas de hasta diez metros de altura.


Unas 9.500 personas, más de la mitad de la población de Minami Sanriku, en la provincia de Miyagi, están todavía sin localizar un día después del paso de un fuerte tsunami con olas de hasta diez metros por el pueblo, dijo a Efe un portavoz de esa provincia.


Miyagi, Iwate y Fukushima son las provincias más afectadas por el temblor de mar y tierra, que ha llegado a borrar del mapa a pueblos enteros.


A las imágenes de olas adentrándose en el territorio nipón, incendios en multitud de edificios e incontables destrozos se sumó hoy el temor a una amenaza nuclear con la explosión de una planta en Fukushima (centro de Japón), que desató la alarma.

Cuatro trabajadores resultaron heridos y más de 46.000 residentes fueron evacuados, pero el Gobierno aseguró que la explosión no se produjo en el reactor nuclear de la planta y no causó fugas radiactivas de importancia, si bien se detectó cesio en la zona.
El último cómputo oficial habla de 620 muertos y 650 desaparecidos, pero los medios japoneses los incrementan hasta 1.700 víctimas confirmadas y desde que se produjo el seísmo el balance no ha dejado de aumentar.
En cinco provincias de la costa oriental del archipiélago nipón, más de 300.000 personas han sido evacuadas mientras se calcula que 3.400 edificios quedaron destruidos y se produjeron 200 incendios, y son 5,5 millones los japoneses que se han quedado sin electricidad.
En la provincia de Iwate, ciudades como la localidad costera de Rikuzen Taka, de 24.709 habitantes, prácticamente desaparecieron.
“Más del 90 por ciento de las casas de tres localidades costeras han sido arrasadas por el tsunami. Si miro desde el cuarto piso del ayuntamiento, no veo casas en pie”, comentó a la agencia Kyodo un funcionario municipal de Futaba, en la provincia de Fukushima.
La cadena de televisión NHK emite constantemente las impactantes imágenes de cómo el tsunami se llevó por delante con su fuerza mayúscula edificios y coches en algunas localidades, mientras, de cuando en cuando, una alerta en un mapa de Japón avisa de que otro temblor está a punto de suceder.
A las 22.15 de la noche hora japonesa (13.15 GMT) se producía un nuevo seísmo de 6 grados en la escala de Richter en la costa de Fukushima, cuyo epicentro se situó a 40 kilómetros de profundidad y que, una vez más, pudo sentirse con bastante fuerza en Tokio.
Fue la última de las más de 150 réplicas que no han dejado de sacudir Japón desde que a las 14.46 horas de ayer viernes (05.46 GMT), ocurrió el devastador terremoto de 8,8 grados en la escala Richter que sumió en el miedo y la oscuridad a gran parte de la costa este de Japón.
El seísmo ha provocado además la paralización temporal de numerosas actividades económicas, políticas, deportivas y sociales en Japón.
La Dieta (Parlamento) no retomará su actividad este lunes, mientras los tres principales fabricantes de automóviles nipones, entre ellos el líder mundial Toyota, han decidido paralizar la producción ese día en todas sus fábricas en Japón.

9.500 desaparecidos en Miyagi

Unas 9.500 personas continúan hoy sin ser localizadas en un pueblo de la provincia de Miyagi (noreste de Japón) que sufrió olas de hasta diez metros por el tsunami del viernes.
El pueblo es Minamisanriku, cuya población total es de 17.000 personas y donde, según las imágenes transmitidas por la cadena de televisión NHK, prácticamente no quedan edificios en pie o sin haber sido anegados por las aguas.
Según el portavoz provincial, no se ha podido contactar con esas 9.500 personas y se continúa con las labores de búsqueda.
Las autoridades de Miyagi señalaron que apenas tienen datos sobre lo que ha ocurrido con ese pueblo, a diferencia de lo que sucede con otras localidades cercanas.
La cadena japonesa NHK indicó que la provincia de Miyagi ha pedido ayuda a las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) para localizar a esos 9.500 habitantes de Minamisanriku, de los que no se tiene constancia.
En un primer momento los efectivos de Miyagi fueron capaces de localizar a 7.500 habitantes del pueblo en refugios de la zona, pero esos cerca de 10.000 continúan en paradero desconocido.
En la provincia de Miyagi, una de las más afectadas por el terremoto y el tsunami del viernes en Japón, hasta ahora se han contabilizado 137 muertos y 95 desaparecidos de acuerdo con las cifras oficiales.
El número de muertes por el seísmo de ayer se eleva ya a 620, mientras los desaparecidos son 650, según el último cómputo policial.


Un nuevo terremoto en Fukushima provoca tensión ante una hecatombe nuclear

Un nuevo terremoto en Fukushima provoca tensión ante una hecatombe nuclear
Un seísmo de 6,3 grados en la escala de Richter ha sacudido este martes la costa de Fukushima (noreste de Japón), provincia en la que se encuentra la central nuclear de la que hay fugas radioactivas. Este hecho ya había llevado a ampliar el perímetro de seguridad de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central. Este terremoto en Fukushima ha sido el más fuerte en lo que va de día. Con este son ya 200 las réplicas ocurridas desde el primer y devastador terremoto del viernes.

Este episodio se une a la lista de tragedias que están azotando Japón desde el terremoto de 8,9 grados y posterior tsunami de este viernes 11 de marzo y que han dejado imágenes terribles.

La polaridad de la Tierra podría invertirse próximamente

El debilitamiento gradual del campo magnético de la Tierra es un fenómeno conocido desde hace tiempo. Se estima que en el último siglo y medio ha reducido su intensidad al menos en un diez por ciento, aunque en zonas como la Anomalía del Atlántico Sur está disminuyendo diez veces más rápido que en otros lugares. Según un estudio científico publicado el pasado año en Nature Geoscience, este debilitamiento podría provocar una inminente inversión magnética de los polos.
La polaridad de la Tierra podría invertirse próximamenteNuestra Tierra, al igual que otros planetas del Sistema Solar, posee un campo magnético que se extiende desde su núcleo hasta el espacio exterior, en el que va perdiendo progresivamente su intensidad. Gracias a este campo, el planeta se comporta como un imán gigante con sus dos polos magnéticos, que además se encuentran próximos a los polos geográficos -el polo norte magnético está actualmente a 1.800 kilómetros del polo norte geográfico-.
El campo magnético terrestre forma un escudo protector contra el viento solar, que es el flujo de partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. Y este escudo, que se conoce como magnetosfera, es lo que ha protegido siempre la vida de la Tierra contra gran parte de la radiación que fluye desde el Sol.

El campo magnético de la Tierra se ha debilitado al menos un 10% en los últimos 150 años, lo que para Mandea y Olsen podría apuntar a una próxima inversión de los polos.

Se tiene constancia que la magnetosfera no siempre ha tenido la misma fortaleza, ya que está sujeta a fluctuaciones naturales de máxima y mínima intensidad. En la actualidad, la magnetosfera se está debilitando progresivamente, pero se considera que sus niveles se encuentran todavía por encima de la media cuando se compara con otros períodos recientes.
Sin embargo, un reciente estudio científico señala que fluctuaciones menores y más rápidas podrían provocar atenuaciones de la protección de la magnetosfera en cuestión de meses. El geofísico Mioara Mandea, del Centro de Investigación Alemán GFZ para Geociencias en Potsdam (Alemania) lleva años estudiando cómo súbitos movimientos de fluidos en el interior del núcleo de la Tierra pueden alterar su envoltura magnética. Concretamente, Mioara Mandea hace referencia a cambios que se están produciendo en la zona conocida como Anomalía del Atlántico Sur, un punto débil en la burbuja magnética protectora de la Tierra. Mandea ha desarrollado junto con Nils Olsen, geofísico de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, un modelo que pretende explicar cómo estas rápidas y puntuales fluctuaciones de la magnetosfera pueden afectarle en su conjunto.
El campo magnético de la Tierra se ha debilitado al menos un 10% en los últimos 150 años, lo que para Mandea y Olsen podría apuntar a una próxima inversión de los polos. Que el campo magnético de la Tierra se debilite,La polaridad de la Tierra podría invertirse próximamente no implica necesariamente la cercanía de una inversión, pero sí una probabilidad de la misma, como señalan ambos investigadores. Aunque su trabajo es uno de los más recientes, existen más estudios científicos que lo corroboran. Aún así, no existe un consenso general sobre la inminente inversión.

En los últimos cinco millones de años, el campo magnético terrestre ha sufrido más de veinte inversiones, la última de las cuales fue hace 780.000 años.

La comunidad científica reconoce que las inversiones geomagnéticas son de naturaleza caótica, y que no hay forma de predecirlas. Podrían suceder con carácter inminente o no tener lugar hasta dentro de varios miles de años. Gracias a indicios registrados en los sedimentos marinos, se sabe que en los últimos cinco millones de años, el campo magnético terrestre ha sufrido más de veinte inversiones, la última de las cuales fue hace 780.000 años.
Las consecuencias que podría tener un cambio súbito de los polos magnéticos Norte-Sur, es un tema ampliamente discutido y sobre el que no existe un consenso científico común. Lo que sí es conocido es que el cambio trae consigo un debilitamiento del campo magnético, seguido de un periodo de recuperación y reorganización de la polaridad opuesta.
La vulnerabilidad de la Tierra ante las tormentas solares es el efecto que más se señala como consecuencia de este debilitamiento. El propio Mandea afirma que “si hubiese tormentas magnéticas y partículas de alta energía procedentes del Sol, los satélites podrían verse afectados y perderse sus conexiones”.
Una presión del viento solar lo suficientemente intensa sobre la magnetosfera débil, podría alterar las órbitas de los satélites, dañar las comunicaciones de todo el planeta, estropear todo tipo de aparatos eléctricos, e incluso, si la radiación es lo bastante intensa, afectar a las personas.
Como tantos procesos naturales movidos por fuerzas caóticas, es impredecible conocer cuándo sucederá la próxima inversión magnética polar. Puede que jamás asistamos a ella o puede, tal y como apuntan Miomara y Olsen, que sea inminente. 


Deja un comentario