Momias De Tarim

Momias De Tarim


Hace cuatro mil años, antes de que Marco Polo llegara a Oriente, y antes del inicio de la ruta de la seda, cientos de momias, de rasgos claramente europeos, pelo castaño o rubio, y nariz larga, fueron enterradas en la actual región autónoma de Sinkiang, en la cuenca del río Tarim, una zona agreste y árida, del desierto de Taklamakan de China.

Sus cuerpos fueron enterrados boca abajo, y sobre el suelo, en lugar de lápidas, se hallaban clavados cientos de postes, de unos cuatro metros de altura.
Al pie de cada poste había barcos colocados boca abajo y cubiertos con pieles.
Las momias conservaban aún las ropas con las que habían sido enterradas, así como sombreros con plumas, grandes capas de lana con flecos, botas de cuero, incluso prendas de ropa interior. Cada barco ataúd contenía ofrendas funerarias como cestas, máscaras talladas y restos de efedra, una hierba que puso ser utilizada con fines medicinales o para rituales.

El origen de estas momias es aún es desconocido.

A fines del siglo XIX y principios del XX, unos exploradores descubrieron las primeras momias desecadas en un asentamiento perteneciente a la cultura Qäwrighul, aunque la investigación y los descubrimientos arqueológicos no se produjeron hasta los años 70 del pasado siglo.
Concretamente en 1978 una serie de descubrimientos comenzaron a poner en duda las teorías del aislamiento que se tenía sobre la cultura del lejano Oriente. El hallazgo de una serie de momias de rasgos europeos provocaba un cambio en las historia de las migraciones desde occidente.

Pero a estos descubrimientos no se le dio la importancia que verdaderamente tenían y las momias fueron depositadas y casi olvidadas en un museo hasta que Victor Mair, experto en análisis de textos chinos antiguos, reparó en ellas. Sin embargo aún se hubo de esperar un tiempo para la identificación y catalogación de los restos con verdadero rigor científico, y realizarles el correspondiente ADN.

RECOMENDAMOS   Soldados ingleses democratizando niños en el Irak ocupado por los Aliados.

Los resultados sobre los análisis hechos sobre su ropa y los objetos enterrados con ellas han dado pistas del origen de estas misteriosas momias. Según su ropa, se dedicaban al pastoreo y a la ganadería, lo que demuestra que éstos se habrían desarrollado en la zona mucho antes de lo que se creía. Igualmente los objetos de bronce enterrados junto a los cuerpos demuestran que este metal fue introducido en China por estos europeos de origen desconocido.

Los análisis de ADN revelan que podrían provenir de regiones tan diversas como Europa, Mesopotamia e incluso India, lo cual lleva a la conclusión de que contrariamente a lo que se había creído, la región de Tarim habría estado poblada alrededor de 1.700 años, hasta el 300 c.c.

Fuentes de Datos:
*National Geographic
*www.ocultos.com

Deja un comentario