Misteriosos ruidos mantuvieron en vilo un mes a cientos de personas ( Noticia publicada en LA VOZ DE GALICIA ) 9/11/2008

Misteriosos ruidos mantuvieron en vilo un mes a cientos de personas ( Noticia publicada en LA VOZ DE GALICIA ) 9/11/2008


El sonido generado por el sistema de calefacción dio rienda suelta a la imaginación de los vecinos de Pili Alonso, que sigue viviendo en su hechizado hogar de Boiro

M. X. Blanco

9/11/2008

Corría el año 1993 cuando Boiro saltaba a la palestra informativa por una noticia que rozaba lo paranormal: misteriosos ruidos nocturnos convertían a la vivienda de Pili Alonso en la casa encantada de Abanqueiro. Un mes estuvo esta vecina viendo como, cada vez que el sol se ponía, cientos de personas se arremolinaban a las puertas de su hogar para afinar el oído y tratar de percibir la presencia de fantasmas u otros espectros. Pese al interés que pusieron los curiosos, ningún espíritu se dignó a aparecer por el lugar y todos recibieron con desaliento el desenlace: los extraños sonidos eran fruto del sistema de calefacción.

A Pili Alonso que, como es lógico sigue viviendo en aquella hechizada casa en compañía de sus dos hijos, le cuesta mucho recordar la insólita historia. No porque se haya borrado de su mente, ni mucho menos, sino porque las imágenes que se le vienen a la cabeza son muy poco gratas. Ella, su familia y su hogar se convirtieron durante aproximadamente un mes en centro de atención y de atracción para centenares de curiosos que ansiaban encontrarse cara a cara con el más allá a través de los fantasmas. Pese a que han pasado quince años desde que se convirtió en protagonista de una de las noticias más relevantes de la época en Barbanza y que incluso tuvo repercusión a nivel nacional, la vecina de Abanqueiro aún no se explica hoy cómo empezó a formarse aquella bola de nieve que alcanzó dimensiones insospechadas: «Cada vez que ía para a cama escoitaba ruídos que eran como pequenos estalidos. Eu daquela xa traballaba na fábrica de conservas e comenteille o tema ás compañeiras e aos veciños. Foron eles os que fixeron o resto».

Curiosidad en aumento

RECOMENDAMOS   El secuestro de agente de policía Alan Godfrey en West Yorkshire, Inglaterra

La historia fue pasando de boca en boca y, como es habitual en estos casos, fue transformándose, sazonada con unas gotas de exageración y los chorros de imaginación que cada uno iba aportando. Así las cosas, un buen día, un grupo de boirenses se apostaron a las puertas de la vivienda de Pili Alonso con el ánimo de curiosear y ayudarla a descubrir el secreto que se escondía tras los misteriosos ruidos.

Este grupito fue en aumento y, con el paso de las jornadas, se convirtió en un conjunto integrado por cientos de personas que la protagonista de esta historia recuerda como si de una auténtica multitud se tratara: «Non sei dicir canta xente chegou a haber aquí, pero lembro que cada noite había máis». Más y de lugares más distantes, de Barbanza, de Galicia e incluso de otras comunidades. Y en apenas una semana, a los curiosos se añadieron periodistas de medios de comunicación de ámbito autonómico y estatal, algo que en aquella época solo ocurría cuando se trataba de noticias muy relevantes. Al grupo de fisgones llegaron a sumarse incluso varios expertos en fenómenos paranormales. Pili Alonso, quien sostiene que en ningún momento llegó a creer en la presencia de fantasmas en su vivienda, recuerda que dejó que uno de aquellos especialistas pasara una noche en su hogar, él y el aparato que utilizaba para captar las psicofonías. Pero su intento por grabar las voces de los muertos cayó en saco roto: «Que va, díxome que non había nada de nada».

Final insospechado

Poco a poco, la mágica historia que se había ido construyendo en torno a la que ya era conocida como la casa encantada de Abanqueiro fue perdiendo fuerza. El padre de Pili fue el encargado de descubrir el verdadero origen de los misteriosos estallidos: «Era tal a película que se montaba aquí cada noite, que meu pai veu pasar uns días con nós. El foi o que se deu conta de que os estalidos procedían xusto da parede pola que pasaban as tuberías do sistema de calefacción e que se producían cando estas enfriaban e recuperaban a súa forma orixinal, despois da dilatación propiciada pola calor».

RECOMENDAMOS   Partículas 'cartógrafas' y 'arcoíris' orbital: 5 increíbles ideas cósmicas que serán realidad

Pili Alonso recuerda ahora toda aquella historia con cierta gracia, pero asegura que en su día, lo pasó francamente mal: «Non porque eu crera que a miña casa estaba encantada, que non era así, senón porque apenas me deixaban entrar e saír dela con normalidade».

Casi nadie conoce el desenlace de la insólita historia

Muchas fueron las teorías que se formularon en torno a la procedencia de los misteriosos ruidos que durante aproximadamente un mes mantuvieron en vilo a los barbanzanos y pocos son los que a día de hoy conocen el auténtico desenlace de aquella insólita historia.

Ni siquiera el que por aquel entonces era alcalde de Boiro, Manuel Velo, tiene clara la conclusión a la que se llegó: «Lémbrome perfectamente da casa encantada de Abanqueiro. Estaba informado polo cargo que ocupaba e recordo que foi unha historia moi sorprendente, así como comezou, morreu, sen máis».

Pese a que se escribieron ríos de tinta sobre la vivienda -La Voz de Galicia hizo un seguimiento puntual de la noticia-ni siquiera los periodistas que estuvieron durante semanas al pie de la vivienda de Pili Alonso son capaces de recordar el desenlace de la historia.

Diversas hipótesis

Tampoco está en la mente de muchos vecinos de Abanqueiro el después de tantas hipótesis y de tantas noches sin dormir. Para buena parte de ellos, la charca que se encuentra al lado de la vivienda de Pili sigue siendo la culpable de aquellos misteriosos ruidos: «Penso que todo se debía aos efectos da auga. Como aquela é unha zona pantanosa, a auga filtrábase por debaixo da casa e provocaba sons», comenta una residente en la localidad boirense.

Otros en cambio, siguen creyendo que todo acabó cuando se confirmó la hipótesis que Pili defendió hasta que su padre desveló el gran misterio: «Eu nunca crin que aqueles ruídos eran cousas de pantasmas nin nada polo estilo. Estaba convencida de que se debían a que a estrutura da vivenda estaba cedendo e iso era o que a min máis me aterraba». Aunque saber la verdad fue para ella una gran tranquilidad, muchos de los vecinos se quedaron con ganas de vivir entre fantasmas.

RECOMENDAMOS   La cara oculta de la Luna y sus numerosas construcciones al descubierto

http://www.lavozdegalicia.es/barbanza/2008/11/09/0003_7297778.htm

Deja un comentario