Halladas en México dos esculturas mayas de 1.300 años de antigüedad

Halladas en México dos esculturas mayas de 1.300 años de antigüedad

Junto a las dos figuras de guerreros Chiapas se encontraron dos tableros que hacían las veces de marcadores de un juego de pelota

Los especialistas mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) en la zona de Toniná, en el municipio de Ocosingo (Chiapas) están de enhorabuena. Su búsqueda para conocer con mayor profundidad la forma de vida maya da un paso adelante con este nuevo hallazgo, gracias a estas dos esculturas de piedra caliza de 1,5 metros de altura, que revelan información sobre la época prehispánica, y que vienen a confirmar la alianza bélica existente entre los gobernantes de la zona mexicana de la excavación y los de Copán (Honduras). Junto a ellas, también hay dos tableros con la inscripción de una serpiente esculpida alrededor, y la talla de un cautivo sacrificado en el centro de cada uno de ellos.
Halladas en México dos esculturas mayas de 1.300 años de antigüedad

EFE 

Las esculturas mayas halladas recientemente en Chiapas
«Todas las piezas se encontraron rotas; los dos tableros en más de 30 fragmentos, una de las esculturas en alrededor de 20 partes y sin cabeza, y la otra se encontró completa, aunque fracturada en tres partes», informó el responsable del Proyecto Arqueológico. Esto no ha impedido a los investigadores identificarlas como representaciones de guerreros mayas hechos prisioneros por antiguos habitantes de Popo (hoy Toniná), y que posteriormente fueron colocadas en piedra para comunicar permanentemente a los habitantes del lugar que su gobernante había ganado la guerra contra las ciudades mayas de Palenque y Copán, según lo revelan las diversas inscripciones encontradas en el transcurso de las excavaciones.
El arqueólogo del INAH informó de que la escultura del guerrero cautivo que fue encontrada casi completa, representa a un individuo semidesnudo que porta bandas de tela en las orejas, elemento característico de los prisioneros, que eran despojados de sus orejeras. «También se puede apreciar claramente que el cabello del cautivo fue recogido con fines rituales, pues era costumbre entre los mayas recoger el pelo del prisionero para llevar a cabo su decapitación; ambos prisioneros aparecen sentados con las piernas cruzadas y las manos atadas por detrás», explicó.
RECOMENDAMOS   Descarga nuestro ultimo programa emitido el día 14 Noviembre 2014

Deja un comentario