En Marte explotaron supervolcanes hace miles de millones de años

En Marte explotaron supervolcanes hace miles de millones de años

El material lanzado se propagó por la región ecuatorial del planeta, incluido el cráter Gale que está explorando el robot ‘Curiosity’

Imagen de datos topográficos de la depresión Eden, en el hemisferio norte de Marte, que pudo ser un supervolcán. / ESA/Mars Express/Freie Universitat Berlin
Recomendar en Facebook 138
Twittear 124
Enviar a LinkedIn 1

Enviar a Tuenti Enviar a Menéame Enviar a Eskup EnviarImprimirGuardar

Un supervolcán no es como el Etna o el Vesubio o los volcanes normales, cuyas erupciones de lava van formando el edificio cónico hasta convertirse en una montaña más o menos alta alrededor del cráter. Los supervolcanes son explosivos y lanzan más de mil kilómetros cúbicos de material en una sola erupción. Se conocen en la Tierra, por ejemplo en el parque Nacional de Yellowstone, en EE UU, o en el lago Toba, en Indonesia. Pero no se había descubierto ninguno en Marte, pese a que allí hay volcanes convencionales, como el gigantesco monte Olimpo, que destaca con su extensa forma de escudo y su altura de 22 kilómetros (es el mayor volcán conocido del Sistema Solar). Ahora dos científicos afirman que algunos cráteres de forma irregular de la región septentrional marciana no se formaron por impactos de meteoritos, sino que son en realidad las huellas de supervolcanes que explotaron hace miles de millones de años. Su existencia en el planeta rojo ayudaría a explicar no solo la fuente del material volcánico en aquella región, sino también los depósitos de grano fino detectados mucho más lejos en la zona ecuatorial, incluido el cráter Gale que está explorando el robot Curiosity o la planicie Meridiani, donde descendió el Opportunity y cuyo origen ha intrigado a los científicos. El hallazgo, además, puede cambiar muchas cosas en la historia escrita hasta ahora del clima del pasado en el planeta vecino debido a la obvia influencia del vulcanismo en la química atmosférica.

Joseph R. Michalski (investigador del Museo de Historia Natural de Londres y del Instituto de Ciencias Planetarias de Tucson, EE UU) y Jacob E.Bleacher (de la NASA), explican en la revista Nature esta semana su descubrimiento de los supervolcanes en Marte, en concreto en la zona denominada Arabia Terra, y sugieren que se reconsideren también como supervolcanes otras cuencas erosionadas del norte del planeta que hasta ahora se habían clasificado como cráteres de impacto. “El descubrimiento de un nuevo tipo de construcción volcánica en la zona de Arabia cambia fundamentalmente la imagen del vulcanismo antiguo y la evolución del clima en Marte”, escriben los dos científicos en su artículo.

RECOMENDAMOS   DESCLASIFICACION OVNI EN CHILE

Las capas de depósitos y el tipo de material de grano fino en Arabia Terra había hecho sospechar a los científicos que algún tipo de vulcanismo estaba implicado en aquellos rasgos geológicos, pero hasta ahora no se había encontrado el volcán, comentan los expertos del museo londinense. “Se reconocen fácilmente muchos volcanes en Marte por su estructura masiva en forma de escudo, similar a las que se observan, por ejemplo, en Hawai. Pero son relativamente jóvenes y siempre nos hemos preguntado dónde estarían los volcanes antiguos; es posible que los más remotos fueran mucho más explosivos y formaran estructuras similares a las que ahora vemos en Arabia Terra”, añade Michalski.

El mejor ejemplo que ellos presentan de huellas de un supervolcán marciano es Eden Patera, una gran depresión en el terreno de hasta 1,8 kilómetros de profundidad respecto al nivel del suelo adyacente, con numerosas fallas y fracturas. Michalski y Bleacher descartan, por sus características, que se trate de un cráter de impacto aunque fuera degradado por la erosión a lo largo del tiempo. Según su interpretación del terreno, se formaría por colapso de la superficie y erupción volcánica explosiva. Desde luego, allí el material emergido no ha formado un edificio volcánico como en las erupciones dilatadas en el tiempo.

Las imágenes y los datos topográficos tomados por varios satélites en órbita marciana (Mars Odyssey, Mars Global Surveyor y Mars Reconnaissance Orbiter, de la NASA, así como el Mars Express, de la Agencia Europea del Espacio), han permitido a estos expertos descartar la existencia en Eden Patera de rasgos típicos de los cráteres de impacto, como el borde elevado o la salpicadura de material fuera del cráter. Sin embargo, han identificado líneas de roca (como los anillos de residuos al vaciar una bañera, dicen) típicos de un lago de lava que se vacía, y las fallas a su alrededor que se producen cuando colapsa el suelo debido a la actividad volcánica debajo.

RECOMENDAMOS   Aumenta la grieta de 130 kilómetros que amenaza a una gran plataforma de hielo de la Antártida

Un supervolcán se genera en una acumulación de magma en el subsuelo que va fundiendo la roca a su alrededor y atrapa los gases, aumenta la presión y explota lanzando ingentes cantidades de material, el terreno se hunde y se forma la típica depresión en la superficie, la caldera volcánica. Los geólogos estiman que la última erupción de un supervolcán en nuestro planeta fue la de toba, en Sumatra, hace unos 75.000 años.

“Tiene sentido conjeturar que los supervolcanes fueran más comunes en el Marte antiguo, especialmente si la corteza del planeta era más delgada que ahora, porque habría permitido al magma emerger a la superficie más rápidamente”, explica Michalski. La cuestión ahora es replantearse la topografía de Marte con esta nueva perspectiva de los supervolcanes del pasado. Si las investigaciones futuras demuestran que el supervulcanismo fue algo normal en Marte en tiempos remotos, “cambiarían completamente las estimaciones de cómo se formó la atmósfera allí a partir de gases de origen volcánico, cómo se formaron los sedimentos a partir de cenizas y cómo pudo haber sido la superficie habitable del planeta”, añade Michalski.

Deja un comentario