Categoría: Actualidad

Los nuevos misterios de la supernova SN 1987A

Los nuevos misterios de la supernova SN 1987A

Treinta años después de su explosión, la supernova más cercana a la Tierra sigue planteando dudas a los científicos

  • Imagen de la supernova SN 1987A, en la Gran Nube de Magallanes
Imagen de la supernova SN 1987A, en la Gran Nube de Magallanes – Archivo
El 23 de febrero de 1987, una supergigante azul llamada Sanduleak -69º 202 estalló como supernova en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea, a 169.000 años luz de distancia. El evento fue bautizado como SN 1987A, y fue la primera supernova desde el año 1604 distinguible a simple vista desde la Tierra.

Se trata, sin duda alguna, de un objeto único ya que, debido a su proximidad, se ha convertido en la supernova mejor estudiada en toda la Edad Moderna. Ahora, treinta años después del estallido, los científicos están en condiciones de detallar con bastante exactitud lo que le sucedió a la estrella Sanduleak -69º 202. Y también de decir, comparando la luz que nos llega de 1987A con la de otras supernovas lejanas, cuál es la historia de sus estrellas progenitoras. Sin embargo, no todos los misterios que rodean a SN 1987A han podido ser resueltos.

El fogonazo de luz de 1987A fue precedido por una ráfaga de neutrinos que llegaron a la Tierra tres horas antes que la propia luz de la explosión, que iluminó profusamente tres anillos de gas que rodeaban a la supernova. Los dos anillos exteriores son más débiles y distantes, pero el interior, el más cercano a la estrella, es grueso y denso, con un diámetro aproximado de un año luz. Los tres anillos están hechos de materiales emitidos por la propia estrella, que empezó a experimentar pulsaciones en sus capas más externas decenas de miles de años antes de explotar, toda una “ventana temporal” que nos permite estudiar el comportamiento de la estrella en el periodo anterior a su destrucción.

Tras el primer destello de luz de la supernova, los anillos se desvanecieron, aunque el más interior de los tres volvió a iluminarse cuando la onda de choque de la explosión lo alcanzó en el año 2001, provocando su calentamiento y la emisión de una gran cantidad de rayos X, que pudieron ser detectados por el Observatorio Chandra, de la NASA. El anillo siguió brillando hasta el año 2013, y a partír de ahí se fue desvaneciendo como consecuencia del “efecto de triturado” de la onda expansiva, que lo golpeó a más de 1.800 km/s.

La cuestión es que no todo el anillo se desvanece al mismo tiempo, sino que lo hace de manera desigual, algo que lleva años intrigando a los investigadores. ¿Es el propio anillo el que no es regular o es que la explosión de la supernova fue asimétrica? Para Kari Frank, de la Penn State University, que ha llevado a cabo las observaciones más recientes de 1987A con el Observatorio Chandra, si el anillo estaba desequilibrado en origen, podría significar que Sanduleak -69º 202 formaba parte de un sistema binario, es decir, que tenía una compañera invisible pero cuya gravedad estaba influyendo en la geometría del anillo. No lo sabemos todavía

El pulsar perdido

Otra cuestión intrigante es averiguar qué es exactamente lo que la supernova dejó tras de sí después de la explosión. Sanduleak -69º 202 tenía, antes de estallar, una masa 20 veces mayor que la de nuestro Sol, y tras convertirse en supernova podría haber dejado una densa estrella de neutrones en rápida rotación (esto es, un pulsar) cuando su núcleo se colapsó y emitió la primera ráfaga de neutrinos. Sin embargo, los astrónomos no han encontrado hasta ahora evidencia alguna de la existencia de ese supuesto pulsar.

“La razón más probable de que no hayamos visto nada todavía -explica Frank- es que hay aún un montón de gas frío y de polvo muy cerca del anillo”. Un gas que estáría actuando igual que un espeso banco de niebla, bloqueando las emisiones del pulsar y haciéndolo invisible a nuestros instrumentos. Sin embargo, ya que esa niebla se está disipando junto con los demás restos de la supernova, no hay más que esperar a que se diluya por completo para que revele, si es que existe, el pulsar que esconde en su interior. Algo que, según Frank, sucederá durante los próximos 30 años.

Los restos de una supernova se caracterizan por la enorme cantidad de polvo arrojado por la estrella al espacio interestelar. Un polvo que se enfría poco a poco y que contiene elementos como carbono, oxígeno, nitrógeno, silicio y hierro, todos ellos forjados en el interior de la estrella muerta y que servirán, eventualmente, como “materia prima” para la formación de una nueva generación de estrellas, planetas, e incluso vida.

Por lo tanto, los próximos treinta años serán, como lo han sido ya las tres décadas transcurridas desde la explosión, un nuevo periodo de aprendizaje y datos sorprendentes. SN 1987A tiene aún muchos secretos guardados y, para Frank, nos depara aún más de una sorpresa. Por ejemplo, la onda de choque, una vez superado el anillo interior, empezará a moverse por el espacio en nuevos territorios. “¿Qué encontraremos allí? -se pregunta el científico-. Sea lo que sea, estamos a punto de averiguarlo”.

http://www.abc.es/ciencia/abci-nuevos-misterios-supernova-1987a-201703052000_noticia.html

 

Al menos nueve muertos y 50 heridos en un atropello masivo de un camión en un mercado navideño de Berlín

Al menos nueve muertos y 50 heridos en un atropello masivo de un camión en un mercado navideño de Berlín

  • La policía habla de “atentado” y ha detenido a un sospechoso horas después del ataque
Al menos nueve muertos y 50 heridos en un atropello masivo de un camión en un mercado navideño de Berlín
Este es el camión que ha arrollado a la multitud en el mercado de Navidad de Berlin, en la plaza Breitscheid (Reuters)
Al menos 38 muertos en una doble explosión en las inmediaciones del estadio del Besiktas en Estambul

Al menos 38 muertos en una doble explosión en las inmediaciones del estadio del Besiktas en Estambul

  • Al menos 38 muertos en una doble explosión en las inmediaciones del estadio del Besiktas en Estambul
La policía llega al lugar donde se han producido las detonaciones (Murad Sezer / Reuters)
Dos explosiones causadas por un coche bomba y un terrorista suicida, respectivamente, habrían dejado al menos 38 muertos y 136 heridos en las inmediaciones del estadio de fútbol del Besiktas, en Estambul(Turquía). El ministro del interior, Süleyman Soylu, ha confirmado dicha información y ha indicado que una de las detonaciones podría haber sido causadas por un kamikaze, quien habría hecho explosionar la carga que llevaba en Macka Park, justo al lado del estadio del Besiktas.

Soylu ha declarado este sábado por la mañana en una rueda de prensa que entre las víctimas se encuentran 30 policías, siete civiles y la identidad de una persona todavía está por determinar. Además, ha asegurado que varios de los heridos son de considerable gravedad y ha anunciado que ya han sido detenidas 13 personas.

El viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, apuntó al grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) como autor del doble atentado. “No es seguro, pero los indicios apuntan al PKK”, declaró Kurtulmus a la televisión CNNTürk. Kurtulmus aseguró que el objetivo eran las fuerzas de seguridad y que en el coche bomba se utilizaron 300 o 400 kilos de explosivos.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha cancelado un viaje oficial a Kazajistán y se ha declarado un día de luto en memoria de las víctimas. En un comunicado, Erdogan ha dicho que el ataque estaba dirigido a la policía y a los civiles para causar tantas víctimas como fuera posible. “Se ha llevado a cabo un ataque terrorista contra nuestras fuerzas de seguridad y nuestros ciudadanos, se entiende que las explosiones después del partido de fútbol Besiktas-Bursaspor buscaban maximizar las bajas”, señaló.

El ministro del interior turco, quien ha calificado el suceso como una “trama cruel”, hablaba de al menos 20 heridos minutos después de los hechos, que tuvieron lugar hacia las 19:30 GMT cerca de la plaza Taksim. Soylu indicaba en esos momentos de que los heridos eran policías y que todavía no tenía información sobre posibles fallecidos. La cadena NTVseñalaba que algunos de los agentes heridos estaban graves. En este sentido, las primeras investigaciones apuntan a que el objetivo del ataque podrían ser las fuerzas especiales de la policía turca.

“Se cree que fue un coche bomba ubicado en un punto donde había una furgoneta de las fuerzas especiales de nuestra policía, y ocurrió justo después del partido, por el lugar donde los aficionados de Bursaspor salieron [se había disputado un partido entre el Besiktas y el Bursaspor]”, explicó el ministro del interior a la agencia turca Anadolu. “No tenemos información sobre posible número de muertos, esperamos que no haya ninguno si Dios quiere. Los heridos son policías”, añadía.

Imagen de la zona donde se ha producido una de las explosiones
Imagen de la zona donde se ha producido una de las explosiones (Murad Sezer / Reuters)

“Era como el infierno, las llamas subieron hasta el cielo, estaba bebiendo té en el café junto a la mezquita”, dijo Omer Yilmaz, que trabaja como limpiador en la cercana mezquita de Dolmabahce. “La gente se agachó debajo de las mesas, las mujeres empezaron a llorar, los aficionados al fútbol que bebían té en la cafetería buscaban refugio, era horrible”, explicó a Reuters.

El equipo del Bursaspor ha informado que, de momento, no tiene información de que algún seguidor suyo haya resultado herido por las detonaciones, que habrían explosionado con una diferencia de unos 20 segundos, según explica la CNN.

Investigadores, en la zona afectrada
Investigadores, en la zona afectrada (Tolga Bozoglu / EFE)

Según el medio israelí Chanel 1, una de las explosiones se ha producido cerca del estadio, la otra en la plaza Suzer.

La policía llega al lugar de una de las explosiones en el centro de Estambul, Turquía
La policía llega al lugar de una de las explosiones en el centro de Estambul, Turquía (Murad Sezer / Reuters)

Un coche bomba estalló cerca de una furgoneta de las fuerzas especiales de la policía, ubicado cerca del estadio donde algo más de una hora antes se había disputado un partido de la liga turca entre el Besiktas y el Bursaspor, según afirma NTV.

El ministro turco de Transporte, Ahmet Arslan, ha calificado la acción en Twitter de ataque terrorista.

Testimonios y fotografías compartidas en las redes sociales muestran columnas de humo en los alrededores del estadio. Se escuchan sirenas de ambulancias que se han desplazado hasta la zona para socorrer a las víctimas.

Policías turcos, en el lugar de la explosión
Policías turcos, en el lugar de la explosión (Murad Sezer / Reuters)

Al parecer, antes de las explosiones ya había mucha presencia policial en la zona, según ha informado la CNN, lo que podría indicar que los cuerpos de seguridad podrían haber sido un posible objetivo del ataque. Así lo apunta la agencia Reuters, que señala que el acción habría ido dirigida contra un vehículo de la policía antidisturbios estacionado cerca del estadio. Los agentes han sellado las calles que rodean las inmediaciones del Vodafone Arena, ha indicado a la agencia un testigo.