A casa do Demo

A casa do Demo

Este caso, es tal vez uno de los primeros casos documentados de poltergeist en España.
A casa do Demo es el nombre de una humilde casa rural de la aldea coruñesa de Anllóns. Para ello nos remontaremos a 1899, aunque no se dieron a conocer hasta mayo de 1900…

Juliana Rodríguez y su nieta, María Cundíns, necesitaron de la ayuda de sus vecinos y la intervención de la Iglesia, para librarse de los fenómenos que ocurrían en su vivienda. Estos fenómenos parece ser que comenzaron pocos meses después de que fallecimiento del marido de Juliana.
El párroco de San Félix de Anllóns, Juan Antonio Combarro, fue uno de los primeros en conocer los sorprendentes sucesos. Juliana acudió a él, a principios de febrero de 1900 para que le hiciese la misa por el aniversario del fallecimiento de su marido, José García Pérez.
Quería que se hiciese cuanto antes. Pensaba que así cesarían las maltratos que venía sufriendo en su persona y domicilio. Que tenia a vecinos, como testigo de todo lo que le ocurría. Combarro la escucho, aunque no la creyó, pero no tardo en cambiar de opinión…
La insistencia de Juliana, hizo que acudiera a bendecir la vivienda, y acabo siendo testigo de cómo se las gastaban este supuesto espíritu: una pequeña piedra cae de forma suave al suelo y luego otra más… hasta llegar a una lluvia de piedras. Empezaron a “aparecer” objetos, que dicho por la afectada, ni recordaba que estuviesen allí.

El párroco, no volvería a pisar la vivienda, no se atrevía, el miedo podía con él. Aun así, emitió un informe dirigido al cardenal Arzobispo de Santiago Martín de Herrera, solicitando su intervención sobre lo que ocurría en la casa de Juliana y su nieta…

Los sucesos eran conocidos en toda la comarca, no se hablaba de otra cosa. Fue entonces cuando comenzó a llamársela A casa do Demo…
La primera noticia sobre los sucesos, apareció publicada el 19 de mayo de 1900 en el diario compostelano El Eco de Santiago, muy popular por aquel entonces. En ellos se podía leer como la anciana sufría vejaciones: la tiraban del pelo, de la ropa hasta destrozarla, la manoseaban, la escupían…

” Elévanse en alto los tizones de la lumbre y otros objetos varios; caen patatas que, colocándose unas sobre otras, en forma de pirámide, mantiénense en perfecto equilibrio; de un armario, cerrado con llave, salió un pilón de una balanza romana, viniendo a caer en la cocina, a los pies de los circunstantes; siéntense silbidos agudos y estridentes; percíbese el ruido de los golpes y el chasquido de las bofetadas que con frecuencia recibe la pobre mujer, la cual es arrastrada por los cabellos” Prudencio Landín (periodista de El eco de Santiago)

Los testigos que presenciaban estos hechos sólo veían el movimiento con fuerte rigidez, pero no veían quien lo hacía. Entre los presentes se encontraban el farmacéutico Severiano Mesías o el juez municipal, señor Mosquera.

Palos, verduras, tapas de olla,… todo salía lanzado por los aires, y la mayoría de las veces, terminaba golpeando a la pobre anciana.

Los sucesos en vez de remitir con el tiempo, fueron a mas… hasta ahora la anciana era quien sufría todos los ataques, ahora los sufriría tanto ella como su nieta: sacudidas y arrastradas por los pelos, las manoseaban, las escupían y al parecer, también las sometían a lo que aparentaban ser abusos sexuales.
Finalmente el cardenal Martín de Herrera nombró una comisión para que investigara lo que allí sucedía y que fuera del ámbito religioso el notario de Ponteceso, Vázquez Amarelle, levantara acta de lo sucedido.

Según Combarro, Juliana y su nieta, marcharon de la casa. Solo así dejaron de sufrir esos “ataques”. Ella se fue, con unos parientes y María emigro a América, donde se le perdió la pista.

Todos estos hechos los recogió en un libro, el presbítero Ricardo Sánchez Varela, que oyo de boca de Combarro, Eva y Maria. Fenomenos Diabolicos y Milagros que demuestran el cumplimiento de la promesa hecha en el paraiso. Libro, hoy desaparecido.

Desde entonces han sido varios los propietarios del terreno donde se encuentra la casa, la que ninguno se atrevía a rehabilitar para volverla hacer habitable…

Hasta que su actual propietario Javier Nogueira, tal vez por su desconocimiento de lo que allí ocurrió decide refórmarla.
Solo paso una noche allí, y aunque no sufrió ningún “ataque”, recuerda que cayo tremenda tormentas.
Como curiosidad, Javier encontró entre los muros de la casa una piedra que nada tiene que ver con el material del resto de la construcción…

“Es una piedra que estaba metida dentro del muro frontal de la casa. Los muros de toda la vivienda son de piedra sedimentaria que se ha quitado del monte, pero debajo de ese muro, en la parte de la base, encontramos una piedra que no cuadraba con ninguna otra, que era redonda y se parecía a una patata. La he puesto encima de una mesa y ha quedado ahí como una reliquia curiosa.”

ACTUALIZACIÓN:
Hoy A Casa do Demo es una hermosa casa rural, en apariencia un lugar tranquila, en la que jamás hubieses imaginado que fuerzas oscuras atacaron duramente a quien allí vivía…
He contactado por email con el dueño, Javier Nogueira, y me dice que ya nada hay que temer: ” Que sepáis que en la casa ya no ocurren actividades paranormales ni nada por el estilo. Todo tranquilo y con mucha paz en la casa…”.
Podéis echar un ojo a la web de la casa, www.casadodemo.com.

También podéis entrar en esta pagina de alquiler rural, para ver el estado actual de la casa o quien sabe… lo mismo, os animáis…. ( fotos)¿Os atreverías a pasar una noche en ella?

Como siempre fotos (en la mayoría, son ilustrativas, no son de lo ocurrido) y video…

La historia también la puedes encontrar en el siguiente libro, El pálido visitante, donde José María Castroviejo relata todo lo que aconteció…

RECOMENDAMOS   El Cosmos y lo Números Sagrados

Deja un comentario